Economía y servicios financieros 2018: ¿Qué pasará con el dólar, la inflación y el endeudamiento?

1

Tras un extenso año 2017 en términos económicos y de servicios financieros, el mercado ya comienza con sus predicciones para el año entrante en cuestiones de convertibilidad del dólar, inflación y endeudamiento.

Con el impulso y el amplio consenso desde el Congreso para las reformas tributaria, laboral y previsional, el gobierno no puede evitar lo que parece que será un año 2018 con un crecimiento menor al que se esperaba en términos de economía y servicios financieros por parte de entidades bancarias y privados.

Los aumentos y ajustes que se vienen dando tanto en los servicios como en la compra de alimentos para la canasta básica familiar impactan directamente en los salarios de la gente, lo que hace que el movimiento del consumo, las acciones de servicios financieros bancarios y las inversiones se vean afectadas para el próximo año.

En este sentido las fuertes subas de tarifas en los servicios son la traducción directa de lo que puede llegar a suceder en el año entrante. Si le sumamos la quita de subsidios al transporte, el bolsillo de las personas se verá fuertemente afectado en el 2018.

¿Qué pronósticos de crecimiento de la economía hay para 2018?

Si bien el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne proyectó en el presupuesto del 2018 un crecimiento de la economía cercano al 3,5%, varios economistas indican que no se va a lograr un crecimiento mayor al 2,5% o que no se va a lograr lo pronosticado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que indica un 3% de crecimiento anual para el año que viene.

En este punto el Ministro de Hacienda mantiene su optimismo apuntando a un crecimiento progresivo y consecutivo de expansión de la economía para cada año de gobierno.

En este sentido debemos ver las predicciones económicas y financieras para el año que viene e términos de convertibilidad de la moneda, los índices de crecimiento de la inflación, el nivel de endeudamiento externo, la proyección de empleo y los salarios.

  • Predicciones para el dólar:

Como sucedió a lo largo de este año se mantendrá el permanente y constante ingreso masivo de capitales extranjeros durante el año próximo hará que las tasas altas en dólares mantengan el nivel del peso apreciado por un período de tiempo más.

En este sentido el tipo de cambio puede llegar a aumentar en un nivel cercano al 15% con una cotización promedio de $19,30 junto con una inflación cercana al 17%.

  • ¿Qué va a pasar con la inflación?

Según los especialistas el índice medio de inflación para el año entrante se ubica entre el 15% y el 17% aunque en algunos sectores del país se puede extender hasta un 18%. La suba de tarifas y la notable reducción de subsidios por parte del Estado traerán consigo un aumento en precios regulados de productos de la canasta básica de un 40%

  • ¿Se va a mantener este nivel de endeudamiento?

Los pronósticos indican que los niveles de endeudamiento seguirán su curso y hasta pueden llegar a crecer. Hay un alto riesgo de que la deuda externa alcance el 40% del índice del PBI y en conjunto con las bajas exportaciones el panorama no parece nada alentador.

En este sentido se espera una mejora en la competitividad para contrarrestar estos niveles de deuda y exportción. Si no se logran mejoras en este sentido se perderá además en niveles de confianza de los inversores que año a año invierten en el país. Si no hay capacidad para el pago de la deuda, se hará cuesta arriba el arribo de nuevos inversores en el futuro.

La necesidad de reformas estructurales en la infraestructura pueden traer una reducción en los costos logísticos y apostar a las energías renovables pueden ayudar a bajar el déficit externo.

  • ¿Cuál es la perspectiva para el empleo y los salarios en 2018?

La formalización del empleo y su crecimiento sostenido es uno de los objetivos económicos de esta gestión de gobierno. Si bien se espera un crecimiento muy lento de la economía para el próximo año se espera un crecimiento en el empleo formal  y registrado.

En sintonía con el crecimiento económico, en caso de que el crecimiento llegue como pronostica el FMI a un 3%, esto traerá la creación de unos 130.000 puestos de trabajo. El objetivo desde el gobierno es reducir el índice de trabajo no registrado e incluir progresivamente al sistema a todos los trabajadores posibles.

En cuanto a los salarios desde el gobierno se asegura que el aumento se va a ubicar entre el 9% y el 11%. A diferencia de esto, los empresarios pronostican aumentar los salarios entre un 17% y 19%. Estas cifras alcanzarían tanto a los trabajadores que se encuentran dentro como fuera del convenio de trabajo.

El objetivo en este sentido por parte de los empresarios es mantener un aumento menor al 20% pero que sea competitivo a la inflación y en lo posible que la supere. Como mencionamos anteriormente el mayor índice de inflación esperado para 2018 llega a un 18%, lo que daría como resultado un índice de igualdad con el aumento salarial o en lo esperado, una ventaja del 1% por parte del salario frente a la inflación.

Para las micro, pequeñas y medianas empresas el índice de aumento coincide en un 17% a 19% mientras que para los sindicales las cifras van a aumentar entre un 10% y un 19% dependiendo la categoría y la jerarquía laboral.